4 errores que cometen los veganos novatos

Más y más personas están optando por cambiar su estilo de vida y su alimentación, y ser veganos, centrándose en eliminar todos los productos animales de sus dietas.

Incluso implementan esta nueva alimentación en sus hijos, ya que hay muchas comidas y cenas nutritivas para niños que son veganas.

Algunas personas optan por este cambio debido a sus creencias personales, religión o a motivos más mundanos como los beneficios para su salud que respalda la Asociación de Dietistas Americana o simplemente por una cuestión de respeto por la naturaleza.

Sea cual sea la razón, es importante abordar esta filosofía con conocimiento de causa, o sino puede que termines con algunos efectos secundarios indeseables. Fatiga, desnutrición o aumento de peso, son sólo algunos de los síntomas no deseados que pueden ocurrir.

Entonces, ¿qué es lo que hacemos mal?

Falta de planificación

El primer gran error es una falta total de planificación. En cualquier dieta es importantísimo planificar las comidas con antelación, y mucho más en la vegana, porque si ya de por si es difícil obtener la suficiente proteína, si no lo planificamos con antelación, puede que estés ingiriendo unos niveles que son demasiado bajos para mantenernos sanos.

Asegúrate de que tienes cubiertas las fuentes de proteína vegetal en todas tus comidas. Los alimentos vegetales ricos en proteínas son los garbanzos, las lentejas, las alubias, el tofu, el tempeh, la soja, la quinoa, las nueces y semillas.

Insuficiente consumo de energía

Otro error común que muchos veganos cometen, es una ingesta de energía insuficiente. Si sólo comes verduras y frutas frescas, es probable que sólo ingieras menos de 1.000 calorías por día, que sin duda no es suficiente para ninguna persona.

Tienes que reemplazar las calorías de los alimentos animales por otras de origen vegetal, o de lo contrario vas a tener una baja energía y una sensación general de malestar.

Sobrecarga de hidratos de carbono procesados

Sólo porque seas vegano no significa que puedas comer todos los hidratos de carbono procesados ​​que quieras. Algunas personas piensan que ser vegano significa un pase libre para comer bollería, patatas fritas, pasta, o todas las barras de granola del mundo.

Los hidratos de carbono son muy necesarios en la dieta vegana, aunque en su justa medida y siempre intentando limitar el consumo de los malos ultraprocesados que pueden contener grasas así como azúcares en exceso y sin nos dejamos llevar por su alta palatabiliadad pueden conducir a un aumento de peso en cualquier dieta, las dietas veganas incluidas.

Poco equilibrio nutricional

Por último, el último error que se comete a menudo, es un desequilibrio nutricional. No se puede ingerir un 80 por ciento de hidratos de carbono, un 15 por ciento de grasas y un 5 por ciento de proteínas. Pero muchas veces se hace esto.

La dieta debe ser equilibrada con alrededor de 20-25 por ciento de proteínas, 25-30 por ciento de grasas, y el resto tanto de carbohidratos simples (frutas y hortalizas) como complejos (arroz, legumbres, panes, pasta, vegetales).

Además siempre es muy recomendable hacerse alguna analítica que valore objetivamente que nuestro cuerpo se ha adaptado correctamente al cambiar de una dieta omnivora a una vegana, el cambio no siempre es fácil y será necesario un suplemento de vitamina B12 para evitar problemas serios de salud.

Ten en cuenta estos puntos si vas a empezar una dieta vegana, y no cometas los mismos errores.