Receta de gallo al horno

El gallo es un pescado barato, sabroso y muy sostenible, que a menudo se infravalora por su nombre tan desconocido. Pero realmente es un pescado de la familia del rodaballo, y tiene muchas posibilidades.

Puede cocinarse como el lenguado o la solla, pero no se ajusta a su sabor o textura. Tiene la carne más suave y la piel más fina, que se puede crujir fácilmente durante la cocción.

Es barato, pero darle sabor depende de ti. Por eso nos encanta a la parrilla o asado entero en el horno, con mucha mantequilla, aceite de oliva, perejil y limón.

En esta receta lo vamos a hacer al horno (aunque también podría hacerse a la sartén o a la parrilla), junto con una deliciosa salsa de mantequilla, chapistas y alcaparras que los acompaña.

Ingredientes

  • 4 gallos enteros (de unos 250 g cada uno), sin piel, sin cabeza ni cola y limpio
  • 200 g de mantequilla
  • 75ml de aceite de oliva + para untar el pescado
  • 200 g de chalotas, cortadas longitudinalmente
  • 1 hoja de laurel
  • 3 dientes de ajo, cortados en rodajas finas
  • 1 cucharada de tomillo, picado
  • 8 granos de pimienta negra, atada en muselina
  • 2 cucharadas de alcaparras, enjuagadas y escurridas
  • 2 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 1 limón cortado en gajos

Método de elaboración

PASO 1. Ponemos la mantequilla en una sartén y lo calentamos hasta que esté derretida y con un color dorado.

PASO 2. Por otro lado, calentamos el aceite en otra sartén y cocinamos los chalotas a fuego lento hasta que estén blandas pero sin que cojan color. Añadimos las hojas de laurel, el ajo, el tomillo, los granos de pimienta, las alcaparras, el vinagre de vino blanco y el zumo de limón.

Dejamos que toda la mezcla hierva a fuego lento hasta que todos los ingredientes estén blandos. Desechamos los granos de pimienta y la hoja de laurel, y lo mezclamos con la mantequilla dorada.

PASO 3. Sazonamos el pescado limpio y lo untamos ligeramente con un poco de aceite de oliva. Lo introducimos con la piel hacia abajo en un horno precalentado a 200 grados (180 con ventilador) durante unos 8 minutos aproximadamente, todo dependerá del grosor del pescado.

A medida que los filetes de pescado empiezan a cocinarse, la carne cambiará de color de crudo opaco a blanco cremoso cocido. Cuanto más cambia el color, más se acercan a la cocción, y cuando la carne se empieza a desmenuzar, ya estará cocinado.

PASO 4. Para terminar, espolvoreamos el gallo con perejil y servimos con los gajos de limón y la salsa por encima.